Va de comunicación.

Blog personal de Josías De La Espada Sempris

Archive for the ‘Clientes’ Category

¿Daremos con la nota?

with one comment

Hace unos días comentaba que tenemos música hasta en la sopa. Consumimos más y más música. Es una realidad que se ve totalmente acompañada por otra: cómo cobrar a “alguien” por la música escuchada. Da igual quién sea, pero la cuestión es que algún actor debe pagar su participación en la obra. Es lo justo.

No es una novedad ver que las discográficas ya no pueden operar como antes. El sistema en sí no es malo, dado que ofrecen un soporte que nos permite acceder a la música y facilitan la creación de la misma. El problema es que de forma natural nos hemos acostumbrado a acceder a los contenidos de forma instantánea, sin importar donde estamos, sin pensar en lo tedioso que es almacenar discos y discos o MB y MB y, por supuestado, hay que considerar el carácter global de los contenidos. Nos hemos habituado a contar con la colaboración de otros para saber más sobre un tema musical e incluso para crearlo, y eso me gusta. A estos pequeños problemas debemos añadir que, en función del carácter cultural de cada zona, es probable que “free,” palabra mágica y a la vez tan universal, adquiera mayor protagonismo.

Al pensar en música a través de Internet, ya sea vía dispositivos móviles u ordenadores, pensamos automáticamente en que es de una u otra forma gratis o, como mínimo, mil veces más barato. En parte es cierto. En vez de tener que pensar en gastos de duplicación, cadena de distribución… en Internet nos centramos únicamente en subir los archivos a las plataformas deseadas…, en algunos casos se podrán escuchar en menos de 24 horas. Esto es más barato, pero no gratis. No es gratis cuando sumamos además comunicación y marketing y todo lo que ello engloba.

Una empresa como Spotify ha de asumir, entre muchos otros, el coste por cada reproducción de un tema musical: royalties+streaming. Seguramente habrás oído hablar de Pandora, aquella gran iniciativa que nos permitió escuchar buena música hasta que nos cerraron el grifo a los residentes fuera de EEUU. ¿Sabes cuántos usuarios tiene? Aproximadamente 80 millones. Sus aplicaciones móviles han sido descargadas más de 50 millones de veces en Estados Unidos. ¿Ingresos? $90,1 millones de dólares en el primer trimestre de 2010. ¿Pérdida neta? $0,3 millones. Una empresa con un modelo de negocio basado sobre todo en publicidad, que supone más del 80% de sus ingresos. Pero el punto clave es saber cuánto ha pagado a los dueños de los derechos de la música emitida desde 2007. Más de $100 millones de dólares.

Tal como Pandora hace unos años o Spotify hace unas semanas, Last.FM fue otras de las grandes en cambiar drásticamente. De un modelo basado en publicidad + freemium pasaron a premium. Un software que funcionaba prácticamente a la perfección y que nos permitía escuchar, además de los intérpretes deseados, otros similares. La razón fundamental es la misma para todas estas empresas:

  1. La música no es gratis.
  2. No estamos acostumbrados a pagarla.

Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña ha tenido el tema muy pendiente esta semana y vale la pena leer lo que tiene que decir, más aún cuando está de lleno en el sector, vía Yes.fm.

Creo que el panorama tiene mucho que dar, desde nuevos modelos de negocio hasta contenidos que superen incluso la calidad ofrecida hoy día. Cuando hacemos las presentaciones de Sezion hay algo que me gusta contar: la música, al igual que la creatividad e Internet, no conoce fronteras; a veces ni siquiera entiende de idiomas. En nuestro caso, sí entiende de la aportación de otros protagonistas para crear eso que tanto nos apasiona. Hemos dedicado tiempo en pensar cuáles son las fórmulas para nuestro modelo de negocio y cada vez surgen más y mejores puntos que creemos aportarán cierto vigor a este sector que aún tiene mucha madera por cortar. Sobran las ganas de que lancemos y veamos cómo interactúa nuestro modelo de negocio con este ecosistema, que no solamente se basa en la música en sí, sino que además está totalmente conectado con otros sectores.

Hay algo que me encanta: el usuario es, más allá de lo meramente cultural o geográfico, global. La cuestión está en dar con la nota que le gusta escuchar.

Anuncios

Written by Josías De La Espada Sempris

28 abril 2011 at 3:55 pm

Reputación

with 2 comments

La reputación es algo que siempre ha existido; nos afecta a nivel particular y corporativo. Hoy día resulta obvio pensar que la opinión de amigos, familiares y contactos influye en la percepción de los atributos de una marca, e incluso en el paso final de adquisición de un bien/servicio concreto. De hecho, más del 40% de los lectores de blogs cambiaría de marca si leyera un comentario negativo en Internet.

Las herramientas para expresarse con libertar en la red son muchas, desde el clásico Youtube hasta Twitter, sin olvidarnos del lugar donde los estadounidenses pasan el 5,5% de su tiempo online, Facebook. comScore afirma que la citada red social tiene 100 millones de visitas únicas mensuales sólo en Estados Unidos; este dato ha permitido que la plataforma social entre en el pequeño “salón de la fama” de páginas que alcanzan dicha cifra, junto a otras como Google, Yahoo! Sites y Microsoft Sites.

Recientemente se dio un caso curioso que afecta tanto al plano offline como online de una marca conocida. Tal como cita Marketingdirecto, “H&M indigna a los consumidores por tirar a la basura la ropa que no vende”. La tienda más importante de la cadena en EEUU, situada en Herald Square (Nueva York), habría tirado ropa nueva y sin vender a la basura, previo destrozo. Este hecho indignó a varios seguidores de la marca, dada la utilidad que podría tener esa ropa para los indigentes de la ciudad.

La noticia tuvo cierto impacto, de la mano de soportes como The New York Times, seguido de blogs y webs informativas, Menéame, Twitter e incluso Facebook. A través de todos estos canales miles de usuarios expresaron su opinión sobre lo ocurrido y la imagen de la marca se vió muy perjudicada.

La respuesta de H&M ante lo ocurrido podemos verla en el siguiente comunicado vía muro de facebook:

We have examined the situation surrounding the garments
found outside of our 34th Street store. It is important to note that
these garments were already damaged, and did not meet our safety
standards or had been used for in-store display. Going forward, we are
reevaluating what we categorize as “damaged” garments and we co …ntinue
to be committed to donating as many of these items as possible to aid
organizations. H&M
annually donates hundreds of thousands of garments to charity
and aid organizations, and will continue to do so. For a list of
organizations and more information regarding our corporate social
responsibility, please visit http://www.hm.com/csr.

Los hechos han movido a la marca a cambiar su política a este respecto:

“We are reevaluating what we categorize as damage goods and how we discard what we are not able to donate… Everything goes through our warehouse, and from there we will determine where it is sent”. Más información aquí.

Un claro caso de cómo la presión de los opinadores en potencia, es decir los consumidores a través de social media, puede hacer que una gran compañía reaccione con rapidez. No obstante, ahora han de hacer el ejercicio de “limpiar” su reputación online y offline. Por ejemplo, si a día de hoy tecleamos “H&M” en Google.com nos encontraremos con que el tercer resultado es una noticia de The Guardian con el siguiente titular “Unsold H&M clothes found in rubbish bags as homeless face winter chill“. El cuarto enlace pertenece a Shine, de Yahoo, con el siguiente titular “H&M and Wal-Mart destroy and trash unsold goods“.

Resultados en Google.com para "H&M"

Imagen de resultados en Google.com para "H&M"

Ante situaciones como estas, no basta sólo con “borrar” esos resultados orgánicos de Google generando contenidos positivos indexables que “remuevan” los resultados no deseados a otras posiciones. Los opinadores empujan a la marca a ser consecuente. Al fin y al cabo se trata de reputación, es decir, “prestigio o estima en que son tenidos alguien o algo”, y hoy más que nunca este concepto pasa factura.

We have examined the situation surrounding the garments
found outside of our 34th Street store. It is important to note that
these garments were already damaged, and did not meet our safety
standards or had been used for in-store display. Going forward, we are
reevaluating what we categorize as “damaged” garments and we continue
to be committed to donating as many of these items as possible to aid
organizations. H&M
annually donates hundreds of thousands of garments to charity
and aid organizations, and will continue to do so. For a list of
organizations and more information regarding our corporate social
responsibility, please visit http://www.hm.com/csr.

Written by Josías De La Espada Sempris

11 enero 2010 at 10:33 pm

Panorama online

with 2 comments

Internet sigue ganando terreno frente a otros campos y desde distintas alturas. Por un lado, por ejemplo, reciemente IAB Spain comunicaba que, en general, los medios interactivos constituyen hoy día el tercer soporte publicitario en España, con una inversión del 11,3%. Frente a lo antes comentado, la televisión sigue a la cabeza (42, 9%) y los diarios (19,4%) cada  vez se acercan más al que viene siendo, a mi entender, su competidor más directo.

De forma global, esto nos habla de mil y una cosas a la vez, que pueden tacañamente resumirse en las siguientes:

  • Aumenta la confianza de las marcas en los soportes online.
  • Aumenta la presencia de las empresas y marcas en soportes interactivos.
  • Aumenta la confianza de los consumidores en su relación con el medio.
  • Aumento de población conectada a Internet desde distintos dispositivos.
  • Clara orientación de muchas empresas por ofrecer un mejor servicio, sobre todo debido a la competencia.
  • Más competencia, más información que contrastar y herramientas para hacerlo de forma aún más eficaz; todo ello a mano de los consumidores.

Es curioso ver que sectores como Transporte, Viajes y Turismo continuan con una posición relevante (14,91%) en lo que a inversión en marketing se refiere, incluso a pesar de la actual coyuntura  a la que desde luego todos nos enfrentamos de forma directa o indirecta.

Por otro lado, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), emitió recientemente uno de esos comunicados que a todos nos gusta leer:

El comercio online repuntó en el segundo trimestre de 2009 con un volumen de negocio récord de 1.435 millones de euros.

Según los datos del informe, la cifra de crecimiento interanual es modesta (1,4%) pero la facturación registrada entre abril y junio de 2009 es la mayor obtenida hasta el momento.

En relación directa con la inversión y los movimientos en comunicación online, un dato significativo es que el sector Turismo también se encuentra en una posición relevante, con un montante económico de 46,3 millones de euros, aunque ello significa un 12,3% menos que en el mismo periodo de 2008.

A pesar de que estemos en “mala racha”, el marketing directo optó por el segundo lugar en el ranking. 122, 8 millones de euros, lo que supone 38,6% más que en el mismo periodo del año pasado. Esto me ayuda a recordar un comentario que escuché esta semana en la oficina, que venía a decir algo así como que las emociones están a flor de piel, y el marketing directo suele conectar muy bien a ese nivel.

Omnicom Media Group refleja en un estudio que dos de cada cinco españoles reconocen que tienden a comparar precios en internet. Esto es magnífico. El consumidor que entre todos estamos creando es más sensible a la voz del ahorro, a la comparación de precios, e incluso a las marcas blancas. Si hace algún tiempo se convirtió en exigente, ahora creo que ya presupone un buen servicio y, dada la alta competencia en casi todos los segmentos relevantes, productos, aunque no siempre se lo den. Ahora va más allá de lo que los medios dicen sobre un producto/servicio, tomando más en consideración lo que sus amigos y familiares dicen (42%).

Invertimos más tiempo que antes comparando, pero creo que se ha convertido en un proceso automático, incluido en el “pack de la compra” que realizamos, y ello afecta a entornos offline y online. De hecho, más del 40% de usuarios de Internet experimentados (digamos que aquéllos que llevan más de 3 años) utiliza Internet como punto de referencia para tomar una decisión de compra.

Comparar se ha vuelto necesario y encontrar plataformas reales que así lo permitan es un imperativo. La opinión de los usuarios en las redes sociales online aporta un valor real para los consumidores y marcas de todo tipo, pero ambos debemos aprender a filtrar la información relevante e incluso a saber cuantificarla.

De todas formas, sea como sea, los clientes/consumidores/usuarios han de ir por delante de las marcas, o quizás éstas por delante de ellos. Ahí lo dejo.

Comunicación “2.0”

with one comment

Lo de “2.o” es porque, a parte de que está de moda, hace referencia a las metodologías y plataformas utilizadas para comunicar y toda la interacción que ello permite, pero, al fin y al cabo, hablamos de comunicar.

Tal como cito en el video, hay muchas posibilidades para comunicar online. Si bien antes nos “quejábamos” de las limitaciones que teníamos para llegar a nuestro target, lo que hoy ocurre es que, aunque todavía no llegamos a todos, existen muchísimas plataformas para llegar a Juan, María, Fran y Paco, incluso por nombre y apellido, y ello complica parte del panorama.

El estudio “La web 2.0 y sus modelos de negocio“, realizado por Multiplica, cita una frase digna de ser repetida:

“La gran mayoría de grandes empresas y grandes marcas acabarán fracasando si espera que la web 2.0 le permita tener la relación que nunca han tenido con sus usuarios desde sus respectivas presencias en internet”

Sí, hay algo más claro: el agua. En el post Olvídese de la 2.0 si no sabe decir “buenos días” comento lo siguiente:

Hoy día vemos cómo las empresas están como locas en busca de su pequeño trocito de queso en el panorama de redes sociales. No es que sea un error hacerlo. El problema es que, desde mi punto de vista, alguna de estas empresas están sumergiéndose en busca de conexiones directas con sus clientes sin que dichas conexiones sean reales en el panorama offline.

En gran parte se trata de un tema de coherencia. La naturalidad en el diálogo, si es que tal existe, ha de darse tanto “online” como “offline” porque hablamos de comunicación (y no sólo de información), y porque esta ha de darse entre “dos” partes. Desde la sucursal de Gran Vía, hasta el servicio de atención al cliente vía callcenter, o la rapidez con la que contesto un e-mail a un cliente o por cómo me comunico con los actuales y potenciales vía twitter.

Centrándonos únicamente en Internet y, concretamente en redes sociales, existen plataformas para muchos gustos y varios colores. Es verdad que Facebook, Tuenti, Orkut, Myspace, Sonico e incluso Twitter están de moda, pero eso no quiere decir que mi empresa deba estar ahí. ¿De qué depende? Desde mi punto de vista es, más bien, “de quién depende”.

Las redes sociales horizontales, tal como las antes citadas, llegan a números de personas tan increíbles como los más de 200 millones de usuarios de Facebook. Pero, ¿realmente mi target está ahí? Y si está, ¿hay predisposición hacia mi producto/servicio? En este sentido, las redes sociales verticales, centradas en temáticas concretas, están adquiriendo cierta relevancia.

Tal como dice un artículo de El País, “la Web 2.0 no ha muerto, sólo se está especializando”. Olvidándonos de los matices, como seres humanos tendemos a relacionarnos con otras personas con intereses afines.

Algunos ejemplos son los siguientes:

  1. Ebuga, “la red social del motor”.
  2. nVivo, “no vuelvas a perderte un concierto”.
  3. Xing, “networking profesional en todo el mundo”.
  4. Moteurs, “para los apasionados de las dos ruedas”.
  5. Petuky, “tu mascota ya tiene casa en la web”.
  6. Strands, dedicada al deporte.

Y un largo “etc.” dedicado a la moda, al cine, a la música, al deporte, a la cocina…

Tal como cita Raúl Jiménez (fundador de Shoomo y Minube) “puedes fidelizar mucho más a la gente y lograr niveles importantes de retorno a la red sin pasar por buscadores”. Podemos afinar más en términos de segmentación, crear ofertas más acordes a los gustos de los targets, trabajar en campañas publicitarias mucho más concretas, ofrecer una gama productos y servicios en función de características similares dentro de toda la red, etc.

Diálogo natural (Entrevista para Escuela Superior de Comunicación)

leave a comment »

La semana pasada tuve el privilegio de ser entrevistado para el podcast de Escuela Superior de Comunicación (ESCO). El tema central fue la comunicación 2.0. Lo cierto es que es un tema que puede dar muchísimo juego ya que, en realidad, abarca distintas áreas. No obstante, uno de los objetivos del documento es dar una referencia general básica de la comunicación en Internet, sobre todo a través de redes sociales.

A continuación el video

En resumen, los puntos claves son los siguientes:

  1. Muchas posibilidades para comunicarnos a través de Internet. La medición en social media cada vez se complica más y aún no existen estándares que nos permitan medir con exactitud los movimientos online. Ello se debe, entre otras cosas, a que la popularidad, por citar un ejemplo, más allá de los comentarios, el visionado de contenidos y la interacción con los mismos, es difícil de “calcular”. Aún así, existen plataformas como Viralheat que facilitan la labor.
  2. Todavía queda muchísimo camino por recorrer. Cada año surgen nuevas plataformas, nuevos modelos de negocio, así como nuevas formas de comunicar a través de Internet. De igual forma, caen en desuso otras que hasta hace poco eran muy relevantes para nosotros. Continuaremos evolucionando.
  3. El éxito online todavía no es para todos. Todo es cuestión de quién está en qué lugar. Si mi target está ahí, yo debo estar ahí. De lo contrario quizás debería reenfocar mi estrategia.
  4. Las redes sociales pueden ayudar a las empresas para saber qué opinan los usuarios, qué desean y cuándo lo desean. Bien aprovechadas, puedes ser herramientas de feedbacks continuos.
  5. El “caso” de la ferretería. Por cosas del directo, no lo expliqué bien. Como marca/empresa, ¿cuánto valoro una opinión? Si hay quien pueda opinar de mi online, debo prestar atención, no para sofocar dicha opinión, sino más bien para saber qué estamos haciendo bien o en qué nos estamos equivocando y actuar.
  6. Es un poco abstracto, pero en realidad, si nos comemos el coco, todos formamos parte de algún tipo de red social en la vida. Partiendo de esa base, el consumidor actual requiere un diálogo natural. Transparencia, relevancia y fidelidad. La fidelidad no sólo debe provenir del consumidor, sino también de la marca hacia el mismo. ¿Cuánto me esfuerzo por mantener a mis clientes actuales? Naturalidad. En esta línea, la figura del community manager en entornos digitales recobra fuerza.
  7. En el punto anterior hablábamos de un diálogo natural. La conversación entre marca/empresa y los consumidores actuales, desde mi punto de vista, requiere diálogo. Es decir, el cliente exige, es verdad, pero la empresa también tiene voz y voto para proponer, para innovar, para ir un paso por delante y, si hace falta, corregir. Tal como comento en el post “Obsesión por el cliente“,  en esta misma línea hablaba Jeff Bezos, CEO de Amazon, en un reciente video. Por lo tanto, ¿escuchar o proponer? Ambas cosas, dado que es una conversación.
  8. Aunque no es fácil estar al día, creo que todos los profesionales de la comunicación deberíamos hacer un esfuerzo constante por estar al día en comunicación 2.0. Hace dos semanas se inició un pequeño debate en el blog de Rodolfo Carpintier en torno a los profesionales del periodismo “clásico”. Alberto Sanz aportó el siguiente comentario: “Lo veo apasionante, es un momento en el que el talento encontrará su lugar en el mercado, da igual que tipo de mercado sea, el talento hoy crece y se expande, alguien con capacidad para compartir, opinar y enriquecer la información siempre tiene futuro”. Y, en parte, esa es la labor del profesional de la comunciación, sea 2.0 o con el número que quieras ponerle. Estamos para comunicar, de una u otra forma.

Obsesión por el cliente

with one comment

Recientemente Amazon anunció la compra de Zappos por la asombrosa cantidad de $847.000.000. Increible. Según Seth Godin, ese par de dólares viene justificado por los siguientes puntos:

  1. Una cultura empresarial diferente (donde gente genial decide trabajar).
  2. Relaciones con nuevos clientes establecidas mediante permiso.
  3. Un modelo de negocio remarcable, que da de qué hablar.
  4. Una historia que se expande.
  5. Liderazgo.

Durante años se ha criticado el desempeño de Amazon en el mercado. En la actualidad, la empresa se ha transformado en un híbrido global online/offline que ofrece soluciones más allá de tener un libro/cd/dvd en casa.

Jeff Bezos se pronuncia en un video corporativo sobre la compra de Amazon y explica los factores clave del éxito de la compañía. Después de haberlo visto, añadiría un sexto punto a la lista de Seth Godin: obsesión por el cliente. En el video, Bezos resume “todo” lo que, según dice, sabe de comercio electrónico. Obviamente, sabe más, pero se explica muy bien y sirve para tomar nota:

  1. Céntrate en el consumidor. “Obsees over customers”. Según Bezos, entre la obsesión por los competidores y la obsesión por los clientes, siempre han elegido al cliente. Bueno, tampoco es a rajatabla, pero sí han hecho grandes esfuerzos por conocer más al cliente y ofrecerle “lo que quiere” cuando supuestamente quiere. Tal como comenta Bezos en el video, este fue uno de los factores claves que motivó la adquisición de Zappos. Una marca líder en el detalle hacia sus clientes, empleados y hacia ella misma. Todo esto se traduce en varios dígitos seguidos por un punto. Una inversión a largo plazo.
  2. Factor clave para que Amazon la comprara: su obsesión por los clientes y empleados. La compañía seguirá utilizando su marca tras la compra.

    Tony Hsieh, CEO y fundador de la Zappos. Factor clave para que Amazon la comprara: su obsesión por los clientes y empleados.

  3. Inventar, crear. Es importante escuchar al consumidor, pero no siempre dirá todo. Por lo tanto, es importante inventar en beneficio del consumidor. Así surge, por ejemplo, Kindle, o Amazon S3, etc. Es la cultura de la innovación. En este sentido, Rodolfo Carpintier apunta “Es importante el cambio de paradigma para avanzar pero sólo si éste beneficia al cliente. Cambiar porque parezca que hacemos algo puede ser desastroso”.
  4. Pensar a largo plazo. Durante años Amazon ha sido criticada por no obtener, aparentemente, todo el beneficio que debía. Bezos piensa que toda empresa que quiera ser innovadora y centrarse en el cliente debe aprender a pensar a largo plazo.
  5. Siempre es el día 1. Un nuevo día para estar pendientes de qué quiere el cliente, una nueva oportunidad para innovar, e incluso me atrevería a decir que es un nuevo día para corregir errores y continuar por nuevas líneas. En definitiva, para continuar.

Además de lo dicho, el video en sí es una pieza de comunicación corporativa que, a mi entender, busca:

  1. Explicar por qué Amazon adquiere Zappos.
  2. Transmitir la filosofía empresarial de Amazon.

Un tono desenfadado, en un ambiente relajado, hablando desde la humildad de la experiencia… Una clase en menos de 10 minutos que expresa bajo la premisa de la síntesis factores determinantes en los negocios online.

Tomo nota.

Esos medianos cambios

leave a comment »

Hay algo más o menos evidente. La sociedad inglesa no es igual a la española, ni la española igual a la latina y esta última además está muy fragmentada. Sea como sea, me llama la atención la noticia que he visto en varios sitios sobre el estudio How teenagers consume media realizado por Morgan Stanley basado en la opinión directa de adolescentes ingleses de unos quince años.

En muy poco tiempo estamos viendo muchos cambios y, dado lo global del tema, como escencia de Internet en sí, afecta a diversos sectores. Pero la cuestión no se queda solamente ahí, sino que lo más importante es, a mi entender, ver de dónde vienen esos cambios.

Me gustaría saber la opinión de un sociólogo sobre la concepción de cambio generacional que hoy día se presenta, porque el salto es cada vez más grande a pesar de que el acceso a la base está a mano de todos muchos.

La vida digital no sólo afecta a cómo nos comunicamos. Va más allá. Tiene un efecto directo sobre la concepción en sí, sobre con quién hablamos, cómo lo hacemos, cuándo lo hacemos e incluso en qué lugar.

Digital media is profoundly transforming consumer  behaviour and traditional media business models. While creating new opportunities, its disruptive influence is being accelerated by the global recession.

En cuanto al documento, algunos de los puntos que acapararon mi atención:

  1. Los adolescentes consumen más media, pero de forma muy distinta a la de otros perfiles, como tu y yo.
  2. No están “dispuestos” a pagar por lo que consumen. Este dato es relevante porque serán los profesionales “del mañana”, los que sostendrán los modelos de negocio basados en servicios Premium, etc.  En este sentido se me ocurren las siguientes líneas de pensamiento:
    1. Es importantre seguir la evolución de este universo. Que no estén dispuestos a pagar ahora no quiere decir que no lo estén mañana; la gente crece, madura, obtiene empleos, paga facturas… Aunque esto último tampoco garantiza lo primero.
    2. Contenidos relevantes por los que valga la pena pagar, si es que es el modelo de negocio. ¿Por qué no están dispuestos a pagar?
    3. Está claro que hay que ganar dinero de alguna forma pero la pregunta es cómo.
  3. La forma de consumir información ha cambiado, pero no sólo en el mundo online. Si hacemos algo de memoria recordaremos cómo eran las primeras webs y cómo los entornos offline determinaban por completo los contenidos online y la presentación de los mismos. Hoy día los entornos digitales, la forma de consumirlos, determinan cómo devoramos gran parte de los contenidos que pasan por nuestras manos.
  4. Radio: Disminuye el consumo de la radio convencional. El principal consumo se centra en la música, libre de publicidad intrusiva. “La música que quiero, cuando quiero” podría ser el principal claim. La cuestión es que todavía deben producirse cambios en los modelos de negocio, la legislación, las licencias… para poder soportar esta forma de mostrar los contenidos. Recientemente Yes.fm, uno de los proyectos más respresentativos del sector en España y encabezado por Alejandro Suarez, anunció la suspensión momentanea de las cuentas de pago. “La actual situación económica obliga a replantearse algunos servicios”.
  5. Televisión: Para la televisión podríamos aplicar el mismo claim que para la radio. “La TV que quiero, cuando quiero”. Al parecer la tendencia ya no es sentarse a ver qué aparece en la pequeña pantalla. Algunos están viviendo momentos positivos, como es el caso de Hulu. La empresa norteamericana se llevó al bolsillo un 10% de los ingresos publicitarios de la TV en línea. En medio de este mercado, que generó unos 448 millones de dólares aproximadamente, empresas como Joost dicen “adiós” al formato de TV en línea para redirigir sus esfuerzos y otras como Pomelotv dicen hola a la aventura online.
  6. Periódicos: La información resumina, como la que ofrece la TV e Internet, parecen ganar la batalla. Supongo que a esto deben su existencia cabeceras como 20minutos, entre otras.
  7. Gaming: Adiós a los juegos en PC. Las consolas cada vez ganan más terreno. La wii parece ser la favorita. Las consolas ya no sólo se utilizan para “jugar” en sí. Se han convertido en herramientas de comunicación.
  8. Internet: Facebook se sitúa a la cabeza (recordemos que hablamos de Reunido Unido). Amplio acceso a Internet, sea en casa o en centros educativos. Además del apartado de social networking, ven Internet como una fuente de información. Muchos adolescentes no tienen tarjeta de crédito, ¿qué soluciones aportamos para estos segmentos?
  9. Música: Consumen muchísima música, e incluso muchas veces pierden la noción del tiempo. El 80% se baja la música de las redes P2P. Surge cierta diferencia en los dispositivos: los de mayor nivel adquisitivo aducen al iPod, los de menor nivel al teléfono móvil. Esto está determinando la estrategia de empresas como Sony Ericsson o incluso Nokia, con móviles económicos y bien equipados.
  10. Cine: Sí van al cine. Para ellos es más importante el momento de calidad con amigos y la experiencia en sí. Las caídas de asistencia a las salas se debe, entre otros motivos, al precio de las entradas y la piratería.
  11. Comunicación: Los mensajes virales y la recomendanción recobran importancia. No obstante, esto no sólo ocurre entre los adolescentes ingleses.
  12. Móviles: El 99% de los adolescentes tiene uno. En este sentido, el prometido desarrollo del marketing movil poco a poco se asoma. Cada vez hay más y mejores contenidos para estos dispositivos, no sólo para adolescentes. De ahí parte del éxito del iPhone y sus aplicaciones (aunque sean de corta vida), Blackberry, etc. Aunque no creo que sean su principal target, App Store ya lleva más de 1.000 millones de descargas.

No sé si podemos darnos el lujo de hablar de “los consumidores del mañana”. Los cambios se producen día a día y van desde cómo los más pequeños ven el mundo, hasta cómo los gobiernos invierten millones de euros en tecnología digital para la tercera edad, pasando por los adolescentes, protagonistas del mencionado estudio. En definitiva, medianos cambios que determinan todo el negocio.