Va de comunicación.

Blog personal de Josías De La Espada Sempris

Archive for the ‘Negocio musical’ Category

iTunes Store en Latinoamérica

with 2 comments

Releo el último párrafo de un post que escribí hace unos meses:

Al final, es cuestión de tener música hasta en la sopa, donde quiera que estemos, cuando queramos, con quien queramos. La música forma parte de nuestras vidas.

Lo escribía referente al creciente y apasioante mercado latinoamericano de música digital, con un crecimiento importante en este último periodo.

El mercado de música digital en Estados Unidos no ha llegado a su tope, pero sí está creciendo a un paso muchísimo más pausado que otros. Ello justifica, a mi entender, la entrada de varios players en distribución digital de contenidos musicales en Latinoamérica, bien sean sevicios de radio, streaming o descarga legal.

En este sentido, iTunes Store aterrizó en 16 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Panamá, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Perú, República Dominicana, y Venezuela.

Todavía quedan muchos retos que superar para que estos países continúen con un crecimiento interesante en lo que a e-commerce respecta. Por ejemplo, la relación con la moneda estadounidense (salvo países como Panamá), pago con tarjeta bancaria, uso extendido de smartphones (aunque nos sorprenderíamos con determinados países).

Written by Josías De La Espada Sempris

25 diciembre 2011 at 8:25 pm

Algunas reflexiones sobre Spotify y la música online

leave a comment »

Hace unas semanas mi hermano me preguntó si merecía la pena ser suscriptor premium de Spotify, ahora que podía acceder al servicio de EE.UU. Finalmente, sigue usando la versión gratuita, pero un 12.5% de usuarios han preferido evitar la publicidad y escuchar música de forma ilimitada. A primera vista parece una buena tasa de conversión. Pensandolo bien, quizás no es tan buena si tomamos en cuenta lo costoso que es servir música legal y con derechos de forma gratuita. Todavía no sé si es por el boom inicial o si se trata de una tendencia en alza.

Spotify EEUU ya tiene más de 1 millón de usuarios registrados, de los cuales 175.000 tienen una cuenta de pago. No está nada mal para una empresa que acaba de aterrizar en un mercado exigente, más aun si este ya cuenta con alternativas potentes (Grooveshark, Pandora, Rdio, etc.). La relación expectativa/experiencia nos dará el resultado. Sea como sea, Estados Unidos es un mercado maduro, en lo que distribución digital respecta, y esto lo hace agresivo. ¿Cuál será el coste de captación de clientes fieles?

En cuanto a España, podríamos decir que Spotify arrasó. Antes de las restricciones impuestas en abril, el servicio de música por streaming contaba con 1,36 millones de usuarios gratuitos y 66.000 pagos. Después de estas limitaciones, las cuentas premium crecieron un 75% pero, si nos fijamos bien, el global de usuarios disminuyó. Es decir, 999.000 usuarios gratuitos y 115.000 usuarios de pago. Datos de Aliado Digital, capitaneados probablemente por el límite de 10 horas mensuales, 5 reproducciones máximo por canción y publicidad.

Somos muchos los que escuchamos música y, aunque hay varias alternativas de mercado, creo que todavía nos falta ver cuáles son los sonidos que mejor se adaptan en todos los sentidos. El camino aún no está trazado y eso lo hace todavía más interesante. Por ejemplo, Apple ahora lo intenta con una acción de marketing en la que nos invita a escuchar el último disco de Red Hot Chili Peppers vía streaming hasta el 29 de agosto. Es la primera vez que ocurre esto. ¿Podría ser que están tomándonos el pulso?

Written by Josías De La Espada Sempris

23 agosto 2011 at 11:51 pm

Más música por streaming, menos música en directo

leave a comment »

La música por streaming, o escuchada a través de Internet sin descargarla  (Spotify, Last.fm, Yes.fm, etc.), supone el 23,3% de los ingresos digitales del sector en España. En los últimos tres años se ha doblado el consumo a través de esta modalidad, en comunidades como Cataluña. Lo leo en La Vanguardia y estos datos me llevan a una pequeña reflexión.

Son resultados que no hacen más que hablar de una evolución constante en el sector, aunque no de una tendencia concreta de cómo consumiremos (más que nada porque llevamos años leyendo sobre tendencias que duran meses). Vemos cambios en la forma de escuchar música e incluso en los momentos. Es más constante, natural, enriquecida y personal.

Hace unos años la música en directo suponía importantísimos beneficios para el sector, tanto por la venta caliente en cada evento como por los ingresos generados por las entradas (online y offline) y los derechos pagados a SGAE. Los conciertos en Cataluña han perdido desde 2008 el 30,2% de sus ingresos, según datos del Anuario de la Música 2011. La cifra de espectadores ha bajado un 20,4%, cuando vivía un importante crecimiento de 46,2% desde 2005. Las salas de conciertos sufren una bajada de 17,4% de asistentes y se prevé un 19,7% menos de actuaciones.

Los datos muestran que ha cambiado la tendencia de 2008: la recaudación de la música en directo era 7 veces superior a la del disco, pero a día de hoy la industria musical discográfica tiene una facturación positiva, por primera vez desde la crisis de 2005 (impulsada por el pop-rock).

El negocio discográfico en España cae un 21%. No porque escuchemos menos música, sino porque estamos mal acostumbrados a los resultados “directos”, a soluciones standard para monetizar los contenidos. Es lógico, pero a la vez no se adapta del todo a los tiempos que corren.

Es preocupante cuando antes hablábamos de que el salvavidas para los artistas era el directo. Los ingresos de derechos, venta de merchandising, entradas y discos suponían una respuesta directa ante la piratería. Por lo que vemos, ya no es suficiente con salir a la calle, pero eso no quiere decir que estemos escuchando menos música. El importante momento económico que vivimos y las nuevas alternativas tecnológicas nos llevan a consumir menos en los directos y amoldarnos (“exigir”) a opciones creativas.

Monetizar el consumo de música no es tan fácil como la labor del contador de agua en nuestras casas. No todo pasa por el mismo grifo, pero seguimos teniendo mucha sed. Existen alternativas para muchos gustos, aunque todavía no para todos. Es uno de los puntos que intentamos considerar mientras poco a poco damos forma a Sezion. Un salida para muchos intérpretes musicales que ahora encontrarán un lugar donde dar a conocer su talento, crear temas musicales completos con sus amigos y contactos e incluso encontrar fuertes posibilidades profesionales. Debemos aprovechar las oportunidades creadas por Internet, la movilidad y el carácter global de la música.

Written by Josías De La Espada Sempris

8 agosto 2011 at 4:04 pm

Cuando escuchamos más música que nunca.

leave a comment »

Los cambios no dejan de producirse, y con gusto me temo que así nos queda una buena temporada. Escuchar música debe ser accesible y asequible. Parece que poco a poco algunos lo están entendiendo.

Spotify acaba de anunciar algunas novedades que, como poco, son revolucionarias y que darán algún que otro disgusto a sus nuevos mejores amigos de iTunes e inluso 7digital, entre otros. Según algunos, los nuevos pasos de Spotify buscan plantarle cara a iTunes y pisar fuerte en Estados Unidos. ¿Cómo? Tienda de música digital propia, sincronización de contenidos de iPods, fuerte hincapié en las listas de reproducción personales… En definitiva, que usemos Spotify como núcleo de nuestra música, como gestor desde donde escuchar, comprar y “compartir” música, sin importar el dispositivo que usemos.

Por su parte, Amazon MP3ha reducido” sus tarifas: $0.69 dólares (en vez de $1.29 dólares). Parte de los objetivos es potenciar el servicio Cloud Player de la compañía.

Todo esto ocurre en un buen/forzado momento. El disco más vendido de Semana Santa fue el nuevo de Maná, que llegó a manos de sólo 4.273  personas en España. Crisis de modelos de negocio para las discográficas, no de consumo de contenidos. Hay discos para todos los gustos, ¿daremos con modelos de negocio sostenibles que den para muchos años? Probablemente no, porque, al igual que los estilos musicales, los conumidores evolucionamos. La mejor baraja supongo que es saber adaptarse y ser capaz de proponer nuevos estilos. Total, es ahora cuando escuchamos más música que nunca.

Written by Josías De La Espada Sempris

5 mayo 2011 at 12:51 am

¿Daremos con la nota?

with one comment

Hace unos días comentaba que tenemos música hasta en la sopa. Consumimos más y más música. Es una realidad que se ve totalmente acompañada por otra: cómo cobrar a “alguien” por la música escuchada. Da igual quién sea, pero la cuestión es que algún actor debe pagar su participación en la obra. Es lo justo.

No es una novedad ver que las discográficas ya no pueden operar como antes. El sistema en sí no es malo, dado que ofrecen un soporte que nos permite acceder a la música y facilitan la creación de la misma. El problema es que de forma natural nos hemos acostumbrado a acceder a los contenidos de forma instantánea, sin importar donde estamos, sin pensar en lo tedioso que es almacenar discos y discos o MB y MB y, por supuestado, hay que considerar el carácter global de los contenidos. Nos hemos habituado a contar con la colaboración de otros para saber más sobre un tema musical e incluso para crearlo, y eso me gusta. A estos pequeños problemas debemos añadir que, en función del carácter cultural de cada zona, es probable que “free,” palabra mágica y a la vez tan universal, adquiera mayor protagonismo.

Al pensar en música a través de Internet, ya sea vía dispositivos móviles u ordenadores, pensamos automáticamente en que es de una u otra forma gratis o, como mínimo, mil veces más barato. En parte es cierto. En vez de tener que pensar en gastos de duplicación, cadena de distribución… en Internet nos centramos únicamente en subir los archivos a las plataformas deseadas…, en algunos casos se podrán escuchar en menos de 24 horas. Esto es más barato, pero no gratis. No es gratis cuando sumamos además comunicación y marketing y todo lo que ello engloba.

Una empresa como Spotify ha de asumir, entre muchos otros, el coste por cada reproducción de un tema musical: royalties+streaming. Seguramente habrás oído hablar de Pandora, aquella gran iniciativa que nos permitió escuchar buena música hasta que nos cerraron el grifo a los residentes fuera de EEUU. ¿Sabes cuántos usuarios tiene? Aproximadamente 80 millones. Sus aplicaciones móviles han sido descargadas más de 50 millones de veces en Estados Unidos. ¿Ingresos? $90,1 millones de dólares en el primer trimestre de 2010. ¿Pérdida neta? $0,3 millones. Una empresa con un modelo de negocio basado sobre todo en publicidad, que supone más del 80% de sus ingresos. Pero el punto clave es saber cuánto ha pagado a los dueños de los derechos de la música emitida desde 2007. Más de $100 millones de dólares.

Tal como Pandora hace unos años o Spotify hace unas semanas, Last.FM fue otras de las grandes en cambiar drásticamente. De un modelo basado en publicidad + freemium pasaron a premium. Un software que funcionaba prácticamente a la perfección y que nos permitía escuchar, además de los intérpretes deseados, otros similares. La razón fundamental es la misma para todas estas empresas:

  1. La música no es gratis.
  2. No estamos acostumbrados a pagarla.

Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña ha tenido el tema muy pendiente esta semana y vale la pena leer lo que tiene que decir, más aún cuando está de lleno en el sector, vía Yes.fm.

Creo que el panorama tiene mucho que dar, desde nuevos modelos de negocio hasta contenidos que superen incluso la calidad ofrecida hoy día. Cuando hacemos las presentaciones de Sezion hay algo que me gusta contar: la música, al igual que la creatividad e Internet, no conoce fronteras; a veces ni siquiera entiende de idiomas. En nuestro caso, sí entiende de la aportación de otros protagonistas para crear eso que tanto nos apasiona. Hemos dedicado tiempo en pensar cuáles son las fórmulas para nuestro modelo de negocio y cada vez surgen más y mejores puntos que creemos aportarán cierto vigor a este sector que aún tiene mucha madera por cortar. Sobran las ganas de que lancemos y veamos cómo interactúa nuestro modelo de negocio con este ecosistema, que no solamente se basa en la música en sí, sino que además está totalmente conectado con otros sectores.

Hay algo que me encanta: el usuario es, más allá de lo meramente cultural o geográfico, global. La cuestión está en dar con la nota que le gusta escuchar.

Written by Josías De La Espada Sempris

28 abril 2011 at 3:55 pm

Cae la venta física de música, otra vez (… y lo que queda)

with 2 comments

Sinceramente, no sé si será posible algún tipo de notable recuperación. Por un lado entiendo que debemos asimilar una evolución natural del mercado, pero por otro lado entiendo la preocupación por parte de algunos destacados del sector.

Un caída de 30.5% es vertiginosa. Con respecto al primer trimestre de 2008, el de este año se ha visto algo tocado por motivos tales como la piratería, la apuesta digital, nuevos canales “gratuitos” de distribución y, cómo no, cambios en la percepción de valor de los contenidos musicales. En defintiva, nada nuevo.

La venta de música cae. Según informa Promusicae, el sector obtuvo unos ingresos de 126.2 millones de euros en el primer trimestre de 2008, mientras que en el mismo periodo de 2009 se produjo un descenso de 30.5, es decir 87.7 millones de euros. Si nos centramos en el mercado físico, tenemos que las ventas se sitúan en torno a los 72.4 millones de euros, es decir, 35.1% menos que en 2008.

El mercado digital en España sí ha visto algo de crecimiento, ni más ni menos que 68% con respecto al pasado año, que traducido al lenguaje moderno son unos 7.1 millones de euros. No obstante, sigue siendo poco para la cantidad de música que todos sabemos que escuchamos, la cuestión es cuánto de lo escuchado es “legal”.

Está claro que hay que buscar fórmulas que nos mantengan a todos contentos, aunque, pensándolo bien, no siempre tienen que estar todos contentos. Tal como dice el libro más vendido de la historia, “el obrero es digno de su salario”, ¿no?

Bueno, aún así, no hay excusa que valga y hay que buscar fórmulas creativas para monetizar la actividad de los artistas, dentro y fuera del escenario.

Ver documento Mercado físico y digital 1º trimestre de 2009 de Promusicae.

Written by Josías De La Espada Sempris

17 septiembre 2009 at 4:17 pm

La mejor baraja: creatividad para vender música.

with one comment

No para de evolucionar y aún nos queda mucho por recorrer. La industria musical se ha visto inmersa en un torbellino intenso en los últimos años, fruto de cómo han cambiado nuestro hábitos de consumo. Vinilos, Cassettes, Discos Compactos, MP3, e incluso pequeñas gotas dentro de la gran nube han sido evoluciones naturales del proceso.

Al igual que los formatos, la forma de hacer llegar la música a nuestros oidos se ha transformado por completo, y con ello los distintos modelos de negocio que soportan todas las iniciativas. ¿Cuál es el futuro de los productos musicales? Esa es la pregunta a la que intenta responder la firma Forrester Research a través de un reciente reporte: Music Release Windows: The Product Innovation That The Music Business Can’t Do Without.

La investigación destaca que los lanzamientos musicales tendrán lugar en tres fases.

  1. Semana 1: Lanzamiento del producto. Disponible para usuarios premium, operadores móviles, proveedores de Internet.
  2. Semana 3: Lanzamiento disponible a través de tiendas masivas, online y offline, así como emisoras de radio.
  3. Semana 6: Los temas musicales estarán en plataformas cuyo modelo de negocio se base en publicidad.

Forrester report

Mark Mulligan, Vice President and Research Director with Forrester Research, sostiene que el gran reto radica en convencer a los consumidores de que vale la pena regresar a los viejos tiempos y pagar por la música. En este sentido, argumenta que la percepción de -pérdida de- valor que hoy día tenemos de la música surgió con el nacimiento de Napster, y que la industria debe generar valor a través de servicios atractivos y cierta “escacez” de la música, de ahí las fases de lanzamientos.

La creatividad se ha convertido en una de las barajas más rentables en los últimos años. En contraposición a este juego tenemos que, ante los históricos cambios de formato y de formas de mostrar contenidos, los artistas aún siguen creando álbumes, tal como ocurre desde hace 100 años. Es, en la práctica, una especie de requisito no impuesto a la hora de crear música.

En este sentido, la firma propone un cambio más allá de la vestimenta de cada creación, donde se establezca una relación entre los artistas y sus fans, en la cual los primeros crean contenido creativo de forma constante.

Aplicaciones para móviles, conciertos exclusivos en cruceros o incluso calzado, sin hablar de la cantidad de contenido para videojuegos o su paso a la gran pantalla, son algunas de las propuestas creativas que van más allá de las ondas. Así mismo, el despliegue de las agrupaciones y solistas en redes sociales les permiten mantener una relación mucho más estrecha con sus seguidores, dentro de un mismo “ecosistema”. Es así como el informe preliminar del académico Dave Carter muestra que los artistas más implicados en redes sociales como Facebook, Twitter, Myspace, entre otras, obtienen mayores ingresos.

Desde luego, la industria musical sin creatividad no llegará a ningún sitio, pero si esta no se monetiza menos aún. En medio de la marea se quedan las pequeñas agrupaciones y una cantidad importante de personas con talento que no entienden de procesos de lanzamiento y en muchos casos viven una estrecha/esporádica relación con sus fans, cuando en realidad alimentan los oidos de multitud de personas en todo el mundo.

Written by Josías De La Espada Sempris

12 septiembre 2009 at 4:16 pm