Va de comunicación.

Blog personal de Josías De La Espada Sempris

Posts Tagged ‘spotify

Algunas reflexiones sobre Spotify y la música online

leave a comment »

Hace unas semanas mi hermano me preguntó si merecía la pena ser suscriptor premium de Spotify, ahora que podía acceder al servicio de EE.UU. Finalmente, sigue usando la versión gratuita, pero un 12.5% de usuarios han preferido evitar la publicidad y escuchar música de forma ilimitada. A primera vista parece una buena tasa de conversión. Pensandolo bien, quizás no es tan buena si tomamos en cuenta lo costoso que es servir música legal y con derechos de forma gratuita. Todavía no sé si es por el boom inicial o si se trata de una tendencia en alza.

Spotify EEUU ya tiene más de 1 millón de usuarios registrados, de los cuales 175.000 tienen una cuenta de pago. No está nada mal para una empresa que acaba de aterrizar en un mercado exigente, más aun si este ya cuenta con alternativas potentes (Grooveshark, Pandora, Rdio, etc.). La relación expectativa/experiencia nos dará el resultado. Sea como sea, Estados Unidos es un mercado maduro, en lo que distribución digital respecta, y esto lo hace agresivo. ¿Cuál será el coste de captación de clientes fieles?

En cuanto a España, podríamos decir que Spotify arrasó. Antes de las restricciones impuestas en abril, el servicio de música por streaming contaba con 1,36 millones de usuarios gratuitos y 66.000 pagos. Después de estas limitaciones, las cuentas premium crecieron un 75% pero, si nos fijamos bien, el global de usuarios disminuyó. Es decir, 999.000 usuarios gratuitos y 115.000 usuarios de pago. Datos de Aliado Digital, capitaneados probablemente por el límite de 10 horas mensuales, 5 reproducciones máximo por canción y publicidad.

Somos muchos los que escuchamos música y, aunque hay varias alternativas de mercado, creo que todavía nos falta ver cuáles son los sonidos que mejor se adaptan en todos los sentidos. El camino aún no está trazado y eso lo hace todavía más interesante. Por ejemplo, Apple ahora lo intenta con una acción de marketing en la que nos invita a escuchar el último disco de Red Hot Chili Peppers vía streaming hasta el 29 de agosto. Es la primera vez que ocurre esto. ¿Podría ser que están tomándonos el pulso?

Written by Josías De La Espada Sempris

23 agosto 2011 at 11:51 pm

Cuando escuchamos más música que nunca.

leave a comment »

Los cambios no dejan de producirse, y con gusto me temo que así nos queda una buena temporada. Escuchar música debe ser accesible y asequible. Parece que poco a poco algunos lo están entendiendo.

Spotify acaba de anunciar algunas novedades que, como poco, son revolucionarias y que darán algún que otro disgusto a sus nuevos mejores amigos de iTunes e inluso 7digital, entre otros. Según algunos, los nuevos pasos de Spotify buscan plantarle cara a iTunes y pisar fuerte en Estados Unidos. ¿Cómo? Tienda de música digital propia, sincronización de contenidos de iPods, fuerte hincapié en las listas de reproducción personales… En definitiva, que usemos Spotify como núcleo de nuestra música, como gestor desde donde escuchar, comprar y “compartir” música, sin importar el dispositivo que usemos.

Por su parte, Amazon MP3ha reducido” sus tarifas: $0.69 dólares (en vez de $1.29 dólares). Parte de los objetivos es potenciar el servicio Cloud Player de la compañía.

Todo esto ocurre en un buen/forzado momento. El disco más vendido de Semana Santa fue el nuevo de Maná, que llegó a manos de sólo 4.273  personas en España. Crisis de modelos de negocio para las discográficas, no de consumo de contenidos. Hay discos para todos los gustos, ¿daremos con modelos de negocio sostenibles que den para muchos años? Probablemente no, porque, al igual que los estilos musicales, los conumidores evolucionamos. La mejor baraja supongo que es saber adaptarse y ser capaz de proponer nuevos estilos. Total, es ahora cuando escuchamos más música que nunca.

Written by Josías De La Espada Sempris

5 mayo 2011 at 12:51 am

¿Daremos con la nota?

with one comment

Hace unos días comentaba que tenemos música hasta en la sopa. Consumimos más y más música. Es una realidad que se ve totalmente acompañada por otra: cómo cobrar a “alguien” por la música escuchada. Da igual quién sea, pero la cuestión es que algún actor debe pagar su participación en la obra. Es lo justo.

No es una novedad ver que las discográficas ya no pueden operar como antes. El sistema en sí no es malo, dado que ofrecen un soporte que nos permite acceder a la música y facilitan la creación de la misma. El problema es que de forma natural nos hemos acostumbrado a acceder a los contenidos de forma instantánea, sin importar donde estamos, sin pensar en lo tedioso que es almacenar discos y discos o MB y MB y, por supuestado, hay que considerar el carácter global de los contenidos. Nos hemos habituado a contar con la colaboración de otros para saber más sobre un tema musical e incluso para crearlo, y eso me gusta. A estos pequeños problemas debemos añadir que, en función del carácter cultural de cada zona, es probable que “free,” palabra mágica y a la vez tan universal, adquiera mayor protagonismo.

Al pensar en música a través de Internet, ya sea vía dispositivos móviles u ordenadores, pensamos automáticamente en que es de una u otra forma gratis o, como mínimo, mil veces más barato. En parte es cierto. En vez de tener que pensar en gastos de duplicación, cadena de distribución… en Internet nos centramos únicamente en subir los archivos a las plataformas deseadas…, en algunos casos se podrán escuchar en menos de 24 horas. Esto es más barato, pero no gratis. No es gratis cuando sumamos además comunicación y marketing y todo lo que ello engloba.

Una empresa como Spotify ha de asumir, entre muchos otros, el coste por cada reproducción de un tema musical: royalties+streaming. Seguramente habrás oído hablar de Pandora, aquella gran iniciativa que nos permitió escuchar buena música hasta que nos cerraron el grifo a los residentes fuera de EEUU. ¿Sabes cuántos usuarios tiene? Aproximadamente 80 millones. Sus aplicaciones móviles han sido descargadas más de 50 millones de veces en Estados Unidos. ¿Ingresos? $90,1 millones de dólares en el primer trimestre de 2010. ¿Pérdida neta? $0,3 millones. Una empresa con un modelo de negocio basado sobre todo en publicidad, que supone más del 80% de sus ingresos. Pero el punto clave es saber cuánto ha pagado a los dueños de los derechos de la música emitida desde 2007. Más de $100 millones de dólares.

Tal como Pandora hace unos años o Spotify hace unas semanas, Last.FM fue otras de las grandes en cambiar drásticamente. De un modelo basado en publicidad + freemium pasaron a premium. Un software que funcionaba prácticamente a la perfección y que nos permitía escuchar, además de los intérpretes deseados, otros similares. La razón fundamental es la misma para todas estas empresas:

  1. La música no es gratis.
  2. No estamos acostumbrados a pagarla.

Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña ha tenido el tema muy pendiente esta semana y vale la pena leer lo que tiene que decir, más aún cuando está de lleno en el sector, vía Yes.fm.

Creo que el panorama tiene mucho que dar, desde nuevos modelos de negocio hasta contenidos que superen incluso la calidad ofrecida hoy día. Cuando hacemos las presentaciones de Sezion hay algo que me gusta contar: la música, al igual que la creatividad e Internet, no conoce fronteras; a veces ni siquiera entiende de idiomas. En nuestro caso, sí entiende de la aportación de otros protagonistas para crear eso que tanto nos apasiona. Hemos dedicado tiempo en pensar cuáles son las fórmulas para nuestro modelo de negocio y cada vez surgen más y mejores puntos que creemos aportarán cierto vigor a este sector que aún tiene mucha madera por cortar. Sobran las ganas de que lancemos y veamos cómo interactúa nuestro modelo de negocio con este ecosistema, que no solamente se basa en la música en sí, sino que además está totalmente conectado con otros sectores.

Hay algo que me encanta: el usuario es, más allá de lo meramente cultural o geográfico, global. La cuestión está en dar con la nota que le gusta escuchar.

Written by Josías De La Espada Sempris

28 abril 2011 at 3:55 pm

Música hasta en la sopa

with 4 comments

Por algún motivo los datos no dejan de asombrarme. Latinoamérica suposo el 19% de los ingresos de todas las ventas de música en el continente. De hecho, llevo varios días con estos nombres en la cabeza: Brasil, México, Argentina y Chile; en el plano online, Latinoamérica. No me faltan ganas de hacer una pequeña visita.

La industria musical de México para abajo sigue creciendo, o por lo menos eso piensa IFPI, la Federación Internacional de la Industria Fonográfica. Con un incremento del 35,1%, Latinoamérica fue en 2010 el mercado que experimentó mayor crecimiento en los ingresos de música digital del continente. Parece que se está dando un interesante despertar.

Hablemos de cifras:

  • Brasil: 26% de incremento en ventas de música digital. $228,5 millones de dólares.
  • México: 54,3% en las ventas de música digital.
  • Argentina: un incremento de 7,6% en las ventas de música grabada. $54,1 millones de dólares. Las ventas de música digital representaron el 12% sobre el total. El sector de telefonía móvil representó el 96% del mercado digital. Internet sólo alcanzó el 4%.
  • En contraste, Estados Unidos experimentó un leve crecimiento de 1,2% en digital. Puede que se deba a la piratería y a que es un mercado con consumidores más habituados al consumo en formato digital.
  • Europa tiene iniciativas por ahora muy potentes, tal como Spotify. Según cuentan, pudo haber generado 59 millones de euros en 2010, potenciados sobre todo por la telefonía móvil. 10 millones de usuarios, 15% premium.

Cambiamos, evolucionamos, nuestra forma de crear y consumir no es la misma de ayer. La música no se queda atrás y cómo la escuchamos tampoco. La música por streaming aún está despegando, pero se espera un crecimiento aplastante para los próximos años. Por ejemplo, ABI research pronostica que estos servicios tendrán 5,9 millones de suscriptores antes de 2011. 161 millones en 2016.

Al final, es cuestión de tener música hasta en la sopa, donde quiera que estemos, cuando queramos, con quien queramos. La música forma parte de nuestras vidas. Así lo entendemos en Sezion: la música no conoce fronteras.

Written by Josías De La Espada Sempris

4 abril 2011 at 12:10 am