Va de comunicación.

Blog personal de Josías De La Espada Sempris

Archive for the ‘Motivación’ Category

Presentaciones

leave a comment »

Generalmente antes de hacer una presentación estudiamos a quién nos dirigimos. Poco a poco estoy aprendiendo a saber qué decir en función del target al que hablamos. No siempre acertamos, pero nos ayuda a esforzarnos por conocer mejor a las personas y a elegir qué es necesario que escuchen para que entiendan de qué estamos hablando.

Por ejemplo, el pasado 1 de octubre estuvimos en el 1er Salón de la Música de Málaga. Montamos un stand y durante todo el día hablamos con músicos aficionados y profesionales de diversas edades sobre qué es Sezion y cómo puede ayudarles. No se me da del todo bien “lanzarme” a hablar con alguien que no conozco, pero lo cierto es que estoy aprendiendo y me gusta. Esto nos ayudó a seguir detectando necesidades y a esforzarnos por hacer entender lo mejor posible nuestro producto, en esta ocasión ante usuarios potenciales, quienes además recibieron un flyer con una invitación para probar la beta privada. Si es guitarrista se lo cuentas de una forma, si es cantante de otra, si es profesor o luthier quizás está más interesado en un aspecto concreto, etc. Lo importante es que nos entiendan.

Recuerdo nuestra primera presentación ante una empresa de inversiones en proyectos digitales. Nos reunimos con el director y el presidente y llevamos una presentación completa y en este caso algo larga. Gran error. Cuando íbamos por uno de los primeros slides se interesaron por uno de los puntos y de allí no pasamos. Los aspectos que creimos más importantes pasaron totalmente desapercibidos. Lección aprendida: centrarnos en lo que para ti es importante y resumir todo lo posible.

Hace unos meses presentamos en el Investor Day de OMExpo 2011 y uno de nuestros errores, principalmente mío, fue no hablar en el lenguaje del jurado. En esta ocasión trabajamos un concepto un poco más creativo. Pensamos que el jurado estaría  cansado por escuchar varias presentaciones anteriores a la nuestra y decidimos apostar por intentar cautivar su atención con vídeo, música e imágenes. Nos equivocamos. Creo que querían saber más sobre números, previsiones, entre otros aspectos y además me extendí un poquito más de la cuenta.

El último jurado al que hemos presentado nuestra start up fue el de Wayra. En este caso el perfil era un poco más heterogéneo de lo usual. Uno de los consejos que recibimos nos orientaba hacia lo simple, sincero, funcional. Intentamos hacer una presentación más personal y práctica. Hay muchas áreas en las que flaqueamos, simplemente porque por desgracia no dominamos todos los campos y en este caso trabajamos incluso aspectos de esas áreas, buscamos consejo, fuimos transparentes y entedimos que más allá de la financiación también está la formación, las posibles sinergias y aprovechar todo el empuje que un gigante puede darnos.

El próximo 19 de octubre tendremos, Dios primero, otra presentación, esta vez en el Kick Off de EEC11. Estamos rompiéndonos el coco por comunicar de la mejor forma posible qué es Sezion, como plataforma de creación colaborativa de música a través de Internet. No es una presentación corporativa, ni de números, proyecciones, etc. Vamos a intentar explicar por qué músicos, cantantes, productores, masterizadores, técnicos de sonido, aficionados y profesionales deben conocer y usar Sezion. No sé si lo lograremos, pero en ello estamos. En esta ocasión nos viene genial porque en breve lanzamos la versión beta privada de nuestro software de creación colaborativa de música y desde luego necesitamos usuarios beta tester que nos ayuden a mejorar la plataforma todo lo posible.

Anuncios

Written by Josías De La Espada Sempris

12 octubre 2011 at 11:20 pm

Cuestión de pasión

leave a comment »

Ayer por la noche el viaje de vuelta a casa fue más interesante que de costumbre. Quienes me conocen más saben que detesto viajar en autobús, pero hay veces que no hay más remedio. El día de ayer lo pasé en Algeciras, con unos amigos a quienes tenía muchas ganas de ver. De regreso a casa de mis padres en Málaga, donde estoy pasando unos días de vacaciones, escuché de forma obligada la conversación de un grupo de amigas sobre su perspectivas laborales.

Al final se resumía en qué motivaba su vida laboral. Por un lado, la pasión. Aquéllo que hemos anhelado, que nos ayuda a trabajar más animados, incluso cuando los días están llenos de nubes. Por otro, trabajar porque sí, porque hay que pagar facturas y, obviamente, hay que comer. Y, por último, trabajar para ganar dinero a toda costa, no importa las horas que haya que echar, la familia queda relegada a un segundo plano, así como la dichosa vida social.

Esto me hizo recordar un  post de Alejandro Suárez titulado El mérito de emprender en España. Algunas frases interesantes:

En España se premia el inmovilismo. Emprender no tiene premio, en ocasiones es sólo una última salida, una búsqueda del autoempleo cuando el tema se torna tan feo que no se ven otras opciones a medio y largo plazo. Pero también existe el emprendedor, el que su profesión es exactamente esa, emprender, es un emprendedor vocacional, no sirve o no quiere trabajar para terceros y seguirá emprendiendo nuevos proyectos toda su vida; con mayor o menor acierto, pero lo hará porque no sabe hacer otra cosa; solo emprender.

Luego hay una que merece ser el título de algún libro, o bien titular de algún post:

Lo que no cabe ninguna duda es de que este país necesita más emprendedores, más iniciativa, más innovación y posiblemente menos funcionarios de espíritu.

Desde la no experiencia, creo que debe haber de todo, de forma tal que en conjunto nos podamos complementar. Lo que sí falta es una cultura del esfuerzo continuo. De hecho, palabras como esfuerzo, sacrificio, beneficio, calidad de vida, conciliación familiar, entre otras, no chocan en absoluto entre sí. Son totalmente compatibles y se necesitan las unas a las otras.

Quizás no hemos aprendido a verlas como un todo, que finalmente se traduce en un progreso constante, pase lo que pase, y ese progreso se vertebra en el resto de la sociedad. Por ejemplo, la cultura protestante se caracterizó por el trabajo bien hecho, por el esfuerzo latente, e incluso por la honestidad. Da la casualidad de que los países más ligados al catolicismo hemos perdido parte de todo eso, y que esa responsabilidad reposa en los hombros de unos cuantos que, si bien se cuentan con varias manos, no son suficientes para contagiar al resto de la población. En buen panameño, es la cultura del “juega vivo”.

En los últimos años hemos visto un curiosísimo movimiendo emprendedor en España. Se ha levantado una conciencia colectiva en diversos sectores que poco a poco ha sabido contaminar parte de esa chispa a otros que, con mayor o menor acierto, han añadido su granito de arena a la “mini” causa. Y no es fácil.

Ser emprendedor tiene toda la pinta de ser algo cansado y de mucho sacrificio. Parte del proceso lo he vivido en mis propias carnes y continuaré en la misma línea. Primero te acusa la experiencia y en algunos casos incluso la edad, como cuando hace 8 años empezamos unos amigos y yo un proyecto online que finalmente abandonamos.

Cuando no es tu prioridad, algo falla y desaparece, como cuando hace tres años apostamos por un canal temático online, que abandonamos de forma “automática” sin darnos cuenta (aunque en más de una ocasión hemos pensado en retomarlo, porque tenemos más experiencia en diversos campos).

Y luego las facturas, cuando no puedes dedicarte al 100% al proyecto porque tienes que comer, pagar facturas y cumplir con tus responsabilidades. En esta fase estoy ahora, pluriempleado por mi persona, pero apostando en firme desde hace más de un año por un proyecto que avanza y que me mantiene despierto y rodeado de un buen equipo.

¿La diferencia? Ahora sí es mi prioridad, estoy bien acompañado, el apoyo de mi familia es al 100% y en general hay más recursos, tanto económicos como de personas claves, con los que contar.

De hecho, me resulta curioso y alentador cada vez que algún amigo me pregunta cómo nos va con “el proyecto”, aunque muchas veces no entiende muy bien de qué va, pero creo que sí percibe la pasión y empeño que estamos poniendo en él. Por citar algún ejemplo, mis propios jefes me preguntan cómo lo llevamos, cómo van los avances, etc. O, inclusive, el otro día le escribí a un amigo y asesor sobre un nuevo avance y de inmediato me llamó desde EE.UU. para apoyarnos.

A todas esas personas que invierten en las locuras de otras porque sí, simplemente gracias, porque forman parte de la misma actividad y porque nos ayudan a crecer.

Opciones laborales varias, e incluso alguna proposición decente, pero creo que algo que ocupa tanto tiempo en nuestra vida debe mantenernos apasionados, porque de lo contrario se convierte en una carga.

Written by Josías De La Espada Sempris

16 agosto 2009 at 2:09 pm

Obsesión por el cliente

with one comment

Recientemente Amazon anunció la compra de Zappos por la asombrosa cantidad de $847.000.000. Increible. Según Seth Godin, ese par de dólares viene justificado por los siguientes puntos:

  1. Una cultura empresarial diferente (donde gente genial decide trabajar).
  2. Relaciones con nuevos clientes establecidas mediante permiso.
  3. Un modelo de negocio remarcable, que da de qué hablar.
  4. Una historia que se expande.
  5. Liderazgo.

Durante años se ha criticado el desempeño de Amazon en el mercado. En la actualidad, la empresa se ha transformado en un híbrido global online/offline que ofrece soluciones más allá de tener un libro/cd/dvd en casa.

Jeff Bezos se pronuncia en un video corporativo sobre la compra de Amazon y explica los factores clave del éxito de la compañía. Después de haberlo visto, añadiría un sexto punto a la lista de Seth Godin: obsesión por el cliente. En el video, Bezos resume “todo” lo que, según dice, sabe de comercio electrónico. Obviamente, sabe más, pero se explica muy bien y sirve para tomar nota:

  1. Céntrate en el consumidor. “Obsees over customers”. Según Bezos, entre la obsesión por los competidores y la obsesión por los clientes, siempre han elegido al cliente. Bueno, tampoco es a rajatabla, pero sí han hecho grandes esfuerzos por conocer más al cliente y ofrecerle “lo que quiere” cuando supuestamente quiere. Tal como comenta Bezos en el video, este fue uno de los factores claves que motivó la adquisición de Zappos. Una marca líder en el detalle hacia sus clientes, empleados y hacia ella misma. Todo esto se traduce en varios dígitos seguidos por un punto. Una inversión a largo plazo.
  2. Factor clave para que Amazon la comprara: su obsesión por los clientes y empleados. La compañía seguirá utilizando su marca tras la compra.

    Tony Hsieh, CEO y fundador de la Zappos. Factor clave para que Amazon la comprara: su obsesión por los clientes y empleados.

  3. Inventar, crear. Es importante escuchar al consumidor, pero no siempre dirá todo. Por lo tanto, es importante inventar en beneficio del consumidor. Así surge, por ejemplo, Kindle, o Amazon S3, etc. Es la cultura de la innovación. En este sentido, Rodolfo Carpintier apunta “Es importante el cambio de paradigma para avanzar pero sólo si éste beneficia al cliente. Cambiar porque parezca que hacemos algo puede ser desastroso”.
  4. Pensar a largo plazo. Durante años Amazon ha sido criticada por no obtener, aparentemente, todo el beneficio que debía. Bezos piensa que toda empresa que quiera ser innovadora y centrarse en el cliente debe aprender a pensar a largo plazo.
  5. Siempre es el día 1. Un nuevo día para estar pendientes de qué quiere el cliente, una nueva oportunidad para innovar, e incluso me atrevería a decir que es un nuevo día para corregir errores y continuar por nuevas líneas. En definitiva, para continuar.

Además de lo dicho, el video en sí es una pieza de comunicación corporativa que, a mi entender, busca:

  1. Explicar por qué Amazon adquiere Zappos.
  2. Transmitir la filosofía empresarial de Amazon.

Un tono desenfadado, en un ambiente relajado, hablando desde la humildad de la experiencia… Una clase en menos de 10 minutos que expresa bajo la premisa de la síntesis factores determinantes en los negocios online.

Tomo nota.

10 consejos para quebrar tu StartUp (Alejandro Suarez)

leave a comment »

:p. Descuida, no son míos. Si tienes ganas de esbozar un par de sonrisas o echarle ganas a una buena carcajada… recomendable lectura la del post de Alejandro Suarez: 10 consejos para quebrar tu StartUp.

Por mi parte, tomo nota.

Written by Josías De La Espada Sempris

16 julio 2009 at 3:44 pm

Equipo

leave a comment »

Los que me conocen mejor saben que me apasiona la música. Desde hace cinco o seis años toco batería en Blue·m. Ha sido una experiencia sin ningún tipo de desperdicio. Conocer gente, hacer muy buenos amigos, visitar varios sitios, cansados pero divertidos fines de semana de ensayo… montar y desmontar, muchas horas de coche (y ellos de avión cuando fueron a EEUU) y, por supuesto, los directos y grabar un disco… Un privilegio.

Otro gran privilegio ha sido aprender muchos tips de liderazgo de equipos de la mano de personas claves como Jonathan Mckinley, quien lidera la banda, e incluso de Miguel Ángel Cano, Juanjo Chaparro y otros, todos relacionados con la industria.

Hace un año y medio dedicí regresar al barco de la aventura online e iniciar un proyecto junto con un amigo. Ha sido un periodo cansado pero muy gratificante. De forma natural, según creo, asumí el liderazgo del proyecto y poco a poco me he dado cuenta de que muchas de las cosas que aplico las he aprendido de los buenos líderes que he tenido en mi entorno.

Si bien es cierto que hay liderazgos y liderazgos, en mi caso es hacer todo lo posible para que nuestro proyecto salga adelante. El proyecto lo iniciamos dos personas y pasamos meses buscando a otras que cumplieran con el perfil que buscábamos. Algunos puntos que considero clave desde la poca experiencia:

  1. Es una decisión. De lo contrario nunca se llega al interior de la piñata.
  2. Es necesario que las personas del equipo asuman tu rol, aunque sean tus amigos.
  3. Unido a esto, es importante que todos asuman su papel. De lo contrario no se avanza.
  4. Es fundamental delegar. En nuestro caso, inicialmente hemos dividido las funciones en tres grandes áreas: Dirección de arte y creatividad, Comunicación y Marketing, tecnología. O, dicho de otra forma: toda la parte de creatividad, todo lo que tiene que ver con hacer rentable el proyecto y crear el producto, y todo lo que tiene que ver con ceros, unos y tecnología.
  5. Motivar. Velar por el estado anímico del equipo, invertir en el interés, invertir en pasar tiempo con ellos incluso fuera de las reuniones de proyecto… Hay días muy duros, temporadas cansadas a nivel personal y profesional, pero hay que seguir adelante. Un buen equipo se implica en este apartado, no es responsabilidad exclusiva del “líder”, o por lo menos esa es mi opinión. Transmitir cuando se ha avanzado o incluso cuando una persona relevante está dispuesto a echar una mano en el proyecto. Felicitar por el buen trabajo hecho, meter caña cuando hay que trabajar más…
  6. Implicación. Muy relacionado con el punto anterior. La semana pasada estuvimos los tres en Iniciador Granada. En el tiempo de networking escuché a mis compañeros hablando con otro de los asistentes sobre nuestro proyecto. Se veían ilusionados y sobre todo implicados. Aunque no soy el mejor para el networking, me gustan esos eventos. A ellos no tanto, sin embargo ahí estaban, haciendo preguntas, defendiendo su campo y estableciendo contactos.
  7. Estar más o menos al tanto de cada área. En mi caso no soy un experto en tecnología y me temo que nunca lo seré, pero sí puedo ponerme al día en ciertas cuestiones que me permitan entender en qué están trabajando.
  8. Formación. Relacionado con el punto anterior. En mi caso, uno de los motivos por los que estoy haciendo el Postgrado en Marketing Digital es porque vi que tenía aplicación práctica y directa sobre nuestro proyecto; además, es otra de mis pequeñas grandes pasiones. A la par de todo esto… libros, etc.
  9. Trabajar por objetivos. Fechas, proyectos o como sea más eficaz para cada grupo. Ayudará a mantener el ritmo de trabajo.

Hay muchísimas más cosas, pero hay mucho más por aprender. Recuerdo con especial cariño que hace un mes y medio nos visitó Miguel Ángel Cano, músico, pedagogo y productor musical con una experiencia bárbara en la industria. El verano pasado se ofreció a ayudarnos cuando le presenté nuestro proyecto; luego, aprovechando mi asistencia a Evento Blog, quedamos en Sevilla para entrar en más detalles, y después de varios e-mails y llamadas nos visitó acá en Granada.

Este encuentro era fundamental para mí. Quería que los chicos lo conocieran. Llevaba tiempo hablándoles de él y de sus consejos pero, dado que no domino todas las áreas, se perdía mucha información en el transcurso. Además, hubo un momento clave. “No hubiese venido si no creyera en este proyecto”. Estas palabras no sólo me alentaron a mí, sino que además al resto del equipo.

Lo mejor de todo es que al final es cuestión de equipo. Adelante.

Written by Josías De La Espada Sempris

6 julio 2009 at 6:35 pm

El gran pequeño detalle olvidado

with one comment

Hace un buen número de meses leí “No es por el café”. Vale, muy probablemente estaré llegando al punto del “cansinismo ilustrado” – creo que he hecho esta mención en más de una ocasión- pero la cuestión es que hoy viene a cuento.

Sé que entre los verdaderos amantes del café Starbucks no está entre las 10 primeras búsquedas de marcas en el cerebro, pero también sé que tienen de qué alardear. ¿Saben cuántos Starbucks hay en el mundo? Más de 9200 que se dedican a vender momentos agradables bebiendo café, y muchos otros valores (comercio justo, ecología, bienestar laboral, etc.). ¿Quién diría que se puede hacer tanto con un par de semillitas?

No recuerdo la frase exacta, pero Howard Behar, autor del libro en cuestión, cita un par de líneas que describen parte de la filosofía corporativa de la compañía. Esta está marcada por varios puntos entre los que se encuentra no ser una empresa más del montón. Tienen que ser diferentes, tienen que marcar la historia. De ahí viene el título del libro, No es por el café, y es cierto porque su café no es para tanto.

Hará un par de semanas que leí una frase en otro libro. Me dejó un poco fuera de combate, más que nada porque no la entendí a la primera:

La importancia es cuestión de tiempo: aquello que se olvida en el transcurso del tiempo es de poca importancia. Lo que se recuerda para la eternidad es de enorme importancia.

Inmediatamente pensé que el autor se estaba equivocando. ¿Cómo era eso de que sólo tiene importancia lo que se recuerda para la eternidad? ¿Y qué pasa con todo lo que hago con mi tiempo? ¿No es importante?

En fin, empecé a darle vueltas al tema. Para sorpresa de más de uno, el otro día salí a correr con un amigo. Descuiden, tan cierta es la afirmación anterior como tan cierto es que no aguanté más de 10 minutos seguidos trotando. La cuestión es que me sorprendió muchísimo una frase que comentó en medio de una conversación. Fue algo así como que para él estar en forma era un punto importante, entre otras cosas, porque algún día le gustaría hacer ejercicio con sus hijos. Ya saben, eso de jugar fútbol, salir a correr y esas cosas que hacemos los hijos. Es decir, pasar tiempo con ellos.

Tanta cosa sólo para decir que  todo está determinado por pequeños detalles, detalles hacia los demás. Resulta increíble. Desde la gran empresa hasta las personas que muchas veces no llegamos a conocer del todo, e incluso las que sabemos que algún día conoceremos porque formarán parte de nuestra propia familia, todo está determinado por pequeños detalles hacia ellos.

Mi padre tiene la buena costumbre de dar buenos consejos. Uno de ellos, la semana pasada, fue  que hemos sido equipados para hacer lo bueno. En el fondo no es una gran novedad, pero sí un gran  pequeño detalle olvidado.

Desde el “buenos días” que quita algo de hambre al mal humor del vecino, hasta estar disponible para cualquier amigo/conocido/familar/etc. siempre que surja la oportunidad. Los que me conocen mejor saben que soy fan del libro de Proverbios, y aquí va uno:

Proverbios 3:27-28

27 No niegues un favor a quien te lo pida,
si en tu mano está el otorgarlo.
28 Nunca digas a tu prójimo:
«Vuelve más tarde; te ayudaré mañana»,
si hoy tienes con qué ayudarlo.

Aquí sólo veo dos condiciones:

  1. “…si en tu mano está el otorgarlo”.
  2. “…si hoy tienes con qué ayudarlo”.

Nada, ahí lo dejo. Creo que se entiende. Esos pequeños grandes detalles forman montañas en la vida de los que nos rodean, en especial los más cercanos. Se me ocurre que es una buena forma de aliviar la dichosa crisis, ¿no?.

    Written by Josías De La Espada Sempris

    27 marzo 2009 at 9:31 pm

    Publicado en Libros, Motivación, Personal, Vida

    ¡Motívame… please!

    with 7 comments

    Hay expertos en la materia, y desde luego más de uno queremos aprender de ellos. Ayer le presté un libro a un amigo. Seguro que más de uno lo ha leído. Fish! es uno de esos libros breves que se leen en un par de sentadas y de los que al terminar te deja con cierta sensación de satisfacción por haber aprendido un par de cositas nuevas, o simplemente porque ha ayudado a activar algún “chip” en tu cabeza, o porque por fin terminaste un libro.

    No dice grandes verdades, pero sí que despierta cierta curiosidad por saber cómo puedes motivar a un equipo de personas totalmente desmotivado, que trabaja o realiza funciones desganado.

    La protagonista del libro es Mary Jane Ramirez. Su nueva función en la empresa es encargarse del denominado “basurero de energía tóxica”. No es un basusero como tal; es un equipo de personas. No hay que echarle mucha imaginación al asunto para saber de qué tipo de equipo se trata. Empleados desanimados, malhumorados, que contestan groseramente al teléfono y que trabajan atrasados… En definitiva, improductivos.

    Cada empleado con su singular situación, cada uno con su contexto familiar e incluso económico; Mary Jane, la protagonista, también. Un día cualquiera descubrió una pescadería en el mercado de abastos de Seattle. Se trata del famoso Pike Place Fish Market, conocido por su amena dinámica de trabajo (ver live cam, galería de fotos, etc.), con un ambiente relajado, divertido y enriquecedor, según deduzco.

    Empleados contentos, clientes contentos y sorprendidos = aumento de las ventas; por algo es el más famoso del mundo, según veo. Mary Jane hace amistad con uno de los vendedores de pescado y este se convierte en su “asesor”. Habla sobre cuatro principios claves:

    1. Siempre se puede elegir cómo se hará el trabajo.
    2. El trabajo puede ser divertido.
    3. Compromete a los clientes. No los amargues, alégrales el día.
    4. Compromiso.

    Ahora mismo mi amigo está dándole al coco buscando soluciones para motivar a un equipo de personas. Doy fe de que ha leído distintos materiales, ha preguntado y no deja de pensar en cómo ayudarles a realizar su cometido animados y siendo productivos. Está, además, en este preciso momento buscando videos en inglés y español para presentárselo a, como los llama él, “sus chicos”.

    Así mismo doy fe de que no es algo puntual, por cuanto lleva ya varios meses con este tema y formándose para poder cumplir con su cometido. Compromiso. Y, lo más curioso es que no siempre es obtener el mejor resultado tangible, en el caso de los deportes, sino un cambio de actitud y un estilo de vida en general… Costumbres, etc.

    He aprendido varias cosas tanto de él como de distintos materiales y de otras personas. Para empezar me quedo con una, escuchar. Conocer la necesidad de tu equipo y saber qué piensan, por qué actúan así. En base a ello buscar soluciones, analizar posibles vías, pedir consejo.

    Luego, incluirte en el reto. No se trata, tal como en Fish!, del problema de los miembros del equipo, sino más bien del problema de todos, por cuanto afecta a la productividad general. Por eso me gusta y sosprende cuando mi amigo habla de “sus chicos”, porque transmite que está involucrado en el proyecto de principio a fin.

    Nunca lo he escuchado “hablando peste” de ellos. No los conozco pero sé más o menos cómo es su perfil por lo que él me ha contado. Es decir, conoce a sus chicos, jóvenes deportistas, y eso lo mueve a buscar soluciones.

    Aún me queda muchísmo por aprender en este sentido, y me encanta la idea de ir aprendiendo desde ya cómo liderar de forma efectiva un equipo, cómo implicarme en el proyecto, cómo conocer sus necesidades y juntos trabajar en el mismo aportando valor.

    Me pregunto cómo será liderar en este preciso momento equipos desmotivados por la crisis y que ven peligrar sus puestos de trabajo. O más bien, me pregunto cómo liderarlos de forma efectiva en estos momentos.

    Written by Josías De La Espada Sempris

    11 enero 2009 at 11:05 pm